editorial BETANIA , Colección ANTOLOGÍAS ,presenta:

ANTOLOGIA DE LA POESÍA  EN CUBA (1800 – 1959)   , del autor:   Carlos Manuel Taracido

http://ebetania.wordpress.com/

  

Nos complace presentar la edición de la Antología de la poesía en Cuba: 1800 – 1959 (Betania, 2016) del profesor cubano Carlos Manuel Taracido, residente en Miami.

En las palabras iniciales, su autor nos deja claro su propósito: “Es mi intención en esta antología reunir lo mejor del parnaso cubano, de una manera breve, rápida y concisa”. Para continuar explicando: “La poesía cubana no empezó a florecer hasta principios del siglo XIX, se desarrolló ampliamente en ese siglo, y se encaminó hacia rumbos más originales en el siglo veinte”.

Además, la presente antología se inicia con una documentada introducción del profesor Taracido y se acompaña con diversas fotos interiores de paisajes cubanos de su autoría, como la del Valle de Viñales en la portada.

 

PREFACIO

Cuba, como la poesía, estaba llena de belleza y amor, por eso la mejor manera de conocerla es a través de su lírica. La eterna primavera que baña su suelo influye en los seres que en ella habitan, produciendo un extremo deseo romántico. Este deseo se transforma en poesía, creando una corriente única que, a pesar de seguir a veces ciertos estilos literarios, se sobrepone a ellos. Es mi intención en esta antología reunir lo mejor del parnaso cubano, de una manera breve, rápida, concisa. La poesía cubana no empezó a florecer hasta principios del siglo XIX. Se desarrolló ampliamente en ese siglo y se encaminó hacia rumbos más originales en el siglo veinte.

 

INTRODUCCIÓN

Toda literatura necesariamente refleja la contextura mental, el perfil espiritual y las circunstancias históricas del pueblo que la produce como medio expresivo y estético. De aquí que las letras de la América hispana, aunque procedentes de un origen común, alcancen configuración individualizada y fisonomía propia, según las características psicológicas y las condiciones ambientales de los diversos grupos lingüísticos y aun de los diferentes países de habla española. Sobre esta pluralidad de causas que determinan la diversidad de los rasgos de vida y de las formas de expresión de Hispanoamérica, comenta acertadamente el crítico uruguayo Alberto Zum Felde:

«Somos occidentales de América, no de Europa. Ocupamos una posición histórica especial; tenemos nuestras determinantes propias dentro del vasto sistema universal del occidentalismo. Existe un complejo de factores físicos y anímicos que obran en nosotros, conformando modalidades del ser concreto, así como han obrado y obran en otras agrupaciones humanas los factores propios de su existencia en el espacio y en el tiempo que les fueron destinados (1).»

En la literatura cubana se cumple esta ley de autoctonía dentro de la unidad. Esta república caribeña, sometida hoy a tan adverso destino, ha custodian su patrimonio lingüístico y acrecentado su producción literaria como una de las fuentes más dadivosas de su cultura, aportando así a la universalidad hispana su con tributo de individualidad fecunda.

(1) Alberto Zum Felde, El problema de la cultura americana, Buenos Aires, 1943,
página 79.

A lo largo de su devenir histórico, Cuba ha presenciado el confluir de diversas formas culturales. En su ámbito físico y humano se han confundido múltiples resonancias, que han seguido el ritmo de los vaivenes de la historia —acentos inicialmente indígenas, españoles y africanos, y, con posterioridad, franceses, norteamericanos y de otras varias procedencias—. No obstante, el genuino espíritu cubano se vivifica con el hálito de la hispanidad, que fluye por los cauces de la lengua, la religión, la sangre y la tradición, tanto cultural como social.
Tres son las características más salientes de las letras cubanas:

En primer lugar, el reflejo del panorama típico de la Isla —sus lentos ríos y altas montañas; su feraz y amena campiña, donde señorea por su airosa altivez la palma real; el sol que se derrama en cascadas de luz resplandeciente; el mar de azul luminoso, que ciñe de olas y espuma el contorno de la tierra cubana y sus serenos horizontes que se diluyen en la lejanía, limitados por el Océano y el perenne verdor de la sabana—. Todo coopera a imprimir en la poesía cubana un sello de plenitud telúrica, de tropical emotividad y de perceptible gozo vital.

En segundo término, la literatura cubana del siglo XIX posee un aspecto propio e inconfundible, que la diferencia de las letras de las restantes naciones de la América española. Mientras éstas conquistaron su independencia de la metrópolien los albores del siglo, Cuba continuó empeñada en tenaz campaña libertaria hasta las postrimerías del mismo. Por esta razón, la casi totalidad de la producción literaria cubana del XIX —sin excluir la poesía— se caracteriza por la presencia, a veces exacerbada, del sentimiento político y del ansia de libertad.

El tercer carácter fundamental reside en la exuberancia poética. Cuba es una de las tierras americanas más pródigas en bardos, por lo que su parnaso ha sido uno de los más selectos y ricos del Nuevo Mundo.Como prueba de la fecundidad del estro cubano, es suficiente recordar tres figuras que individualmente pudieran dar lustre a un siglo, y que han enriquecido en forma notoria el caudal literario español:

Heredia, la Avellaneda y Martí. Esta antología ofrece la presente selección de la poesía cubana, que por breve no es menos representativa y valiosa. A los lectores menos familiarizados con la producción poética cubana, esta obra proporcionará el conocimiento de, tal vez, insospechada riqueza; en tanto que para los hijos de Cuba, dispersos hoy en los cuatro puntos cardinales, el presente manojo de páginas será portador y testigo del recuerdo y la grandeza de la patria, que va quedando ya tan lejana en el tiempo como lo está en la distancia. Campiña cubana,

 


Esta obra antológica no solo reúne a un nutrido grupo de 62 valiosos poetas cubanos, sino que incluye a muchos de los mejores -y más significativos- poemas de la lírica cubana. Selección que denota el alto nivel poético que caracterizó a Cuba desde sus inicios literarios.  El contenido de ese libro se desglosa de la forma siguiente:

 

Período inicial:

Manuel de Zequeira y Arango

Manuel Justo Ruvalcaba

José María Heredia

Segundo período: Poesía Romántica:

Gabriel de la Concepción Valdés, “Plácido”

José Jacinto Milanés

Joaquín Lorenzo Luaces

Juan Clemente Zenea

Rafael María Mendive

Gertrudis Gómez de Avellaneda

Ramón Vélez Herrera

José Policarpo Váldés

Ramón de Palma

Luis Victoriano Betancourt

Carlos Manuel de Céspedes

 

Grupo de poetas que escribieron durante la segunda mitad del siglo hasta la aparición de Casal y Martí:

Felipe López Briñas

Luisa Pérez de Zambrana

Francisco Sellén

Antonio Sellén

Esteban Borrero Echevarría

Vicente Tejera

José Agustín Quintero

Pedro Ángel Castellón

José Valera Zequeira

José Joaquín Palma

 

Tercer período: Etapa inicial del modernismo cubano:

Julián del Casal

José Martí

Enrique José Varona

Dulce María Borrero

Carlos Pío Uhrbach

Federico Uhrbach

Bonifacio Byrne

Emilio Bobadilla

 

Segunda etapa modernista:

José Manuel Poveda

Agustín Acosta

Regino Boti

 

Cuarto período: Poesía Nueva. Postmodernismo:

Federico de Ibárzabal

José Zacarías Tallet

Juan Marinello

Regino Pedroso

Mercedes Torrens

Ernesto Fernández Arrondo

Dulce María Loynaz

María Villar Buceta

Rubén Martínez Villena

José Lezama Lima

 

Poesía Negra:

Nicolás Guillén

Alejo Carpentier

Ramón Guirao

José Zacarías Tallet

Emilio Ballagas

Regino Pedroso

 

Poesía contemporánea:

José Ángel Buesa

Mirta Aguire

Samuel Feijoó

Ángel Gaztelu

Gastón Baquero

Eliseo Diego

Lorenzo García Vega

Rafael Chacón Nardi

Roberto Fernández Retamar

CintioVitier

 


Carlos Manuel Taracido (Güines, La Habana, 1943).  Profesor universitario y escritor cubano. Estudió Ciencias Políticas y Literatura española en la Universidad de Delaware, Literatura y Lengua española en la Universidad de Villanueva (Filadelfia) y en la Universidad de Oviedo (Asturias). Ha sido profesor de Literatura y Lengua española en varias universidades del área metropolitana de Filadelfia. Desde 1976 reside en Miami donde fue profesor de Literatura y Lengua española hasta su jubilación en 2011.

Autor del poemario Poemas de mi fantasía (1971), del libro Esquema de prosodia española (1971) y de la Breve antología de la poesía en Cuba: 1800-1959 (1972).

 

Portada: Foto del Valle de Viñales (Pinar del Río, Cuba) tomada por el Dr. Carlos
Manuel Taracido. Las fotos interiores también son de su autoría.
© Carlos Manuel Taracido, 2016
Editorial Betania
Apartado de Correos 50.767
28080 Madrid, España
I.S.B.N.: 978-84-8017-373-5.
Depósito legal: M-20297-2016.
Imprime: SAFEKAT.
Impreso en España – Printed in Spain

 

Antología de la poesía en Cuba: 1800 -1959, de Carlos Manuel Taracido.

2016, 120 pp. Colección Antologías.

ISBN: 978-84-8017-737-1.

PV:   15.00 euros ($20.00)